¿Cómo explicar que fuiste despedido?

Entérate sobre las mejores formas de quedar bien con tus futuros empleadores durante la entrevista para un nuevo puesto laboral

como-explicar-que-fuiste-despedido-aptitus

Hay varias técnicas para responder a las preguntas para buscar empleo.

¿Cómo le explicas a tus amigos, contactos profesionales, colegas y hasta tus futuros empleadores que fuiste despedido? No es una tarea fácil.

De hecho, responder preguntas sobre cuáles fueron las circunstancias de tal hecho puede ser incómodo y todo un desafío. Para la mayoría, la ira puede estar a flor de piel y es una tentación ventilar todos esos sentimientos negativos hacia la empresa o nuestro exjefe.

Sin embargo, actuar por impulso puede dañar tu reputación y sabotear tus esfuerzos para reanudar tu carrera laboral y buscar trabajo.

Cuando hables de tu experiencia tras ser despedido, es importante que sepas a quién se la cuentas. Compartir tus emociones con un círculo íntimo de amigos o colegas es hasta necesario para que desahogues tu enojo o preocupación. Luego de ello, debes mantener tus sentimientos más profundos en el terreno de la confidencialidad.

Si te toca hablar con gente que no conoces, entrevistadores o futuros empleadores, mantén la ecuanimidad y explaya un discurso coherente. Cualquier arranque de ira hará que el resto tenga una percepción negativa sobre ti.

¿Y qué puedes decir tras ser despedido?

“Ese trabajo no me ‘quedaba’ muy bien”

Una de las formas más fáciles de explicar un despido es caracterizar tu anterior trabajo como menos que ideal para tus intereses y habilidades personales. Este argumento funciona mejor si persigues ejecutar un rol diferente en otra empresa. La clave está en definir tus nuevos objetivos profesionales y laborales.

“Necesitaba trabajar en un sitio donde me permitan desplegar mis habilidades”.

Sí, te adaptaste y aprendiste a usar determinada herramientas que requerían ciertas habilidades, pero como todo tiene un límite, te cansaste. Entonces, tu discurso puede girar en relación a ese factor: necesitas un trabajo donde puedas desplegar tus verdaderas habilidades al 100 %.

“No teníamos los mismos objetivos”

Quizá el puesto te ‘quedaba’ bien, más no la empresa, ni sus objetivos de negocio, ni su cultura, organizacional, que a larga fuiste descubriendo.

“No fue mi culpa”.

En algunos casos, el ser despedido se puede deber a factores que escapan de tus manos, como un recorte de presupuesto, eliminación de un producto o línea de servicios, o una fusión. Pero incluso en esa situación, es necesario que reúnas evidencia de que tu desempeño fue exitoso y ofrezcas una explicación muy clara de por qué perdiste tu empleo.

No seas negativo
Recuerda que a pesar del mal momento que acarrea el ser despedido, debes evitar hablar mal de tu situación, pues solo te mostrarás como un pesimista con una pobre actitud. Insistimos, ten cuidado con quién hablas tras ese duro capítulo, pues el mundo a veces es tan pequeño que la información que sueltes puede llegar a oídos de tus exempleadores.

Cuando te toque hablar de por qué fuiste despedido, sé sincero, neutral y optimista en la medida de tus posibilidades.

 

 

 

Sala de Redacción/New Jersey Hispano
Publicado el 04 de Febrero, 2016

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>