Salvadoreños protestan por cancelación del TPS

Aseguran que El Salvador sigue siendo un país peligroso designado por el Departamento de Estado que emitió varias advertencias de viaje, la última en febrero 2017.

Lorena Telles, junto a sus hijas.

Union City.- El Comité En Unión para Salvadoreños (CEUS), una organización sin fines de lucro dedicada a proteger los derechos de los inmigrantes, ha lanzado una fuerte protesta contra la decisión del martes de la Secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, de dar por terminado el TPS a unos 200,000 beneficiarios salvadoreños para septiembre de 2019.

En su declaración, Nielsen dijo que después de una revisión, ella determinó que las condiciones originales causadas por los terremotos de 2001 ya no existen. “Por lo tanto, según el estatuto aplicable, la designación actual de TPS debe ser terminada”.

Lo que sí existe es que El Salvador sigue siendo un país peligroso designado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos que emitió varias advertencias de viaje, la última en febrero de 2017. En ese informe, el Departamento de Estado advirtió sobre las altas tasas de delincuencia y violencia. El Salvador tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo. Además, crímenes como la extorsión, los asaltos y los robos son comunes. La actividad de las pandillas está ampliamente difundida.

“Es inconcebible devolver a estos residentes vulnerables a las situaciones peligrosas que huyeron hace tantos años”, dijo Blanca Molina, una refugiada salvadoreña y una de las fundadoras de CEUS. “Por lo general, han estado aquí 20 o más años en los que han establecido vidas y carreras en este país”. Tienen trabajos, compraron casas y se convirtieron en miembros de la sociedad estadounidense que pagan impuestos. Muchos han comenzado sus propios negocios y creado trabajos.

“La mayoría se ha casado, a menudo con ciudadanos estadounidenses, y tiene hijos nacidos en Estados Unidos. Esas familias ahora enfrentan la elección draconiana de dejar a sus familias estadounidenses o ponerlas en una situación peligrosa en El Salvador “.

Molina hace un llamado al Congreso para que encuentre una solución justa que proteja a estas personas antes de la fecha límite de deportación de septiembre de 2019. “Este país siempre ha sido un faro de esperanza para la gente de todo el mundo. Fracasar en una población tan indefensa al no ofrecer refugio aquí traiciona los mismos ideales que fundaron este país “.

  • La Historia

Lorena Telles es un ejemplo típico de la situación que enfrentan los beneficiarios de TPS- El Salvador. Ella ha estado viviendo en Nueva Jersey durante 23 años con su esposo y sus tres hijas, de 25, 24 y 22 años. Limpia casas y trabaja en un gimnasio. En El Salvador, era profesora. Huyó debido a la alta tasa de criminalidad. No podía caminar por las calles y perdió su negocio familiar porque le robaron gran parte de sus mercancías. “Es peor ahora”, dijo. “Una pareja que conocí se mudó recientemente a El Salvador para vivir sus años de jubilación. Poco después de que regresaron, ambos fueron asesinados en su casa en un vecindario que se cree que es seguro. Los residentes salen y no saben si volverán a casa alguna vez.

“Los hombres buscan mujeres jóvenes para violar y secuestrar como lo hicieron con mis dos hijas mayores. Están aquí después de buscar asilo. Esta no es la forma en que hubiera querido que estuvieran aquí, pero estoy feliz de que estén vivas. Estoy desconsolada por saber que podemos estar separadas “.

Regresar a El Salvador no es una opción para Telles. “No volveré a mi país natal. Buscaría otra opción, pero no El Salvador, y nunca llevaría a mi familia a El Salvador. No los pondría en peligro “.

 

 

Sala de Redacción/New Jersy Hispano
Publicado el 12 de enero 2018

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. 2018.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE PERIÓDICO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA Y ESCRITA DE LA EMPRESA EDITORA.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*