Familia clama por evitar deportación

Piden que Melvin Herrera no sea separado de sus hijos, dos de ellos con autismo

Melvin Herrera, el inmigrante originario de Honduras, que está al borde de la deportación, junto a su familia en su hojar de North Brunswick.

El trabajador hispano Melvin Herrera, conducía su camioneta de trabajo por Plainfield el 13 de noviembre del 2019, cuando, según la policía de Plainfield, giró a la izquierda ilegalmente. Los agentes lo detuvieron y pidieron ver el seguro de la camioneta, pero Herrera no tenía los documentos.

Recibió dos citaciones por ambas violaciones, sin embargo antes de dejar ir a Melvin, el oficial verificó en su listado de arresto activas, y encontró una orden de inmigración activa firmada por un juez.

El oficial arrestó a Melvin y lo llevaron a la jefatura de policía de Plainfield. Los agentes llamaron a ICE y la agencia se lo llevó tres horas después del arresto inicial al Centro de Detención de Inmigrantes en la ciudad de Elizabeth.

Desde ese entonces, las cosas no han sido nada fáciles para su esposa Geyde Zapata, que vive en North Brunswick, junto a sus tres hijos y en donde vivía el padre detenido por Inmigración.

Ella dejó de trabajar hace años para cuidar a sus hijos, dos de los cuales tienen autismo y dijo que “es muy difícil, William toma medicamentos y Valerie es muy hiperactiva”.

Los niños tienen rutinas médicas estrictas y también requieren ayuda profesional. Anteriormente su esposo le ayudaba, pero la situación actual es difícil, sobre todo por el estado de salud de sus niños.

“Estoy triste”, dijo William Herrerea, el hijo de 12 años de Melvin. “Lloro mucho por mi papá. No quiero que mi papá se vaya”.

Su hija mayor, Claudia, creció en Honduras, lejos de sus padres y hermanos. Además, solo ha estado en los Estados Unidos durante seis meses.

Ella le dice a NJNN: “Vine aquí para finalmente estar con mi familia pero apenas pude pasar tiempo con mi papá. Todo ocurrió tan rápido”.

Un portavoz de ICE le dijo a NJNN que Herrera “recibió un aviso para comparecer en la corte de inmigración y no lo hizo. El 3 de octubre, un juez de inmigración ordenó que lo retiraran en ausencia. Actualmente se encuentra bajo custodia de ICE ERO, en espera de ser removido”.

Zapata dice que antes de ser arrestado, su esposo Melvin estaba trabajando con abogados para arreglar su estatus migratorio.

“Hemos consultado con muchos abogados, pero es un proceso largo y difícil, especialmente con todas las nuevas leyes”, dijo. “No tiene antecedentes penales, siempre hemos pagado los impuestos, no pedimos ayuda, no queremos ser una carga para este gobierno”, dijo la madre inmigrantes.

Una de las mayores preocupaciones de Zapata es la salud de su esposo, ya que es diabético y tiene presión arterial alta, que son condiciones que ella cree que podrían empeorar debido a la mala atención médica en Honduras. Originalmente le dijeron a Melvin que lo deportarían el martes. Ahora le dicen que será deportado el próximo martes y la familia espera que se quede.

Sala de Redacción/New Jersey Hispano
Publicado el 20 de Febrero 2020