Segundo mandato de Trump puede poner fin a la ciudadanía por nacimiento

Der-izq: Ali Noorani, president y director ejecutivo de National Immigration Forum; Alex Nowrasteh, analista de leyes de inmigración del Centro para la Libertad y Prosperidad Global de Cato Institute, y Juan Escalante, líder “DREAMer”, e inmigrante con DACA.

Por Pilar Marrero

Un segundo mandato para la Administración Trump probablemente resultará en una mayor erosión del sistema de inmigración legal y las protecciones clave otorgadas por la Décima Cuarta enmienda, incluida la ciudadanía por nacimiento, advierten los expertos en derechos de los inmigrantes.

La decimocuarta enmienda, ratificada en 1868, otorgó la ciudadanía a todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos, incluidos los antiguos esclavos, y garantizó a todos los ciudadanos “igual protección de las leyes”.

“Mi lectura es que los esfuerzos (de la administración Trump) para que el Censo de 2020 no cuente a los indocumentados son los primeros pasos para argumentar que la Décimo Cuarta enmienda no se aplica a la comunidad inmigrante”, dijo Ali Noorani, presidente y director ejecutivo,  oficial del Foro Nacional de Inmigración durante una sesión informativa con medios étnicos.

“Espero que si vemos un segundo mandato, habrá un flujo constante de órdenes ejecutivas o incluso litigios para socavar esos derechos”, dijo Noorani.

El saldo del primer período sobre política de inmigración fue extremadamente dañino para el sistema de inmigración legal, así como para las visas de negocios, estudiantes e incluso visitantes, dijo Alex Nowrasteh, analista de políticas de inmigración en el Centro para la Libertad y Prosperidad Global del Instituto Cato.

Básicamente, la Administración ha cerrado el sistema de asilo y todas las categorías de visa de trabajo, y ha reducido la emisión de tarjetas verdes a las personas que buscan inmigrar a los Estados Unidos en un 92%, señaló Nowrasteh.

“Esa disminución en las tarjetas verdes para personas fuera del país es la más grande que hemos visto en la historia de Estados Unidos, mayor que la que vimos después de cerrar por primera vez las fronteras abiertas con Europa en la década de 1920, mayor que el recorte durante la Gran Depresión y de las dos Guerras mundiales ”, agregó Nowrastreh.

La Administración ha reducido las admisiones de refugiados a los Estados Unidos en un 85% desde 2016, a pesar de un número récord de refugiados que necesitan reasentamiento.

“La justificación para reducir el asilo fueron los temores de seguridad nacional de que los refugiados de Siria u otros fueran una seria amenaza terrorista. Y, sin embargo, los datos no lo confirman”.

El analista señaló que entre las personas asesinadas en suelo estadounidense en un acto terrorista entre 1975 y 2017, solo tres fueron asesinadas por refugiados admitidos. “Y todos esos fueron a fines de la década de 1970”.

Publicado el 03 de Noviembre 2020