Arquidiócesis hace vigilia por el pueblo cubano

El servicio se llevó a cabo el 18 de julio en la parroquia St. Joseph of the Palisades, en West New York.

El obispo Manuel A. Cruz, D.D., pide durante la misa el fin de la tiranía en Cuba.

West New York

El obispo auxiliar Manuel A. Cruz, D.D., de la Arquidiócesis de Newark, dirigió una emotiva vigilia de oración en apoyo del pueblo de su Cuba natal, que está sufriendo una crisis humanitaria en curso. El servicio se llevó a cabo el 18 de julio en la parroquia St. Joseph of the Palisades en West New York.

El obispo Cruz estuvo acompañado del cardenal Joseph W. Tobin, C.Ss.R., arzobispo de Newark, los obispos auxiliares Gregory J. Studerus y Michael A. Saporito, El obispo Kevin J. Sweeney de la Diócesis de Paterson, y decenas de clérigos de toda la Arquidiócesis de Newark y la Diócesis de Paterson en una muestra de solidaridad con los cubanos que actualmente protestan por las dificultades económicas y la injusticia social. Todos los que hablaron durante el servicio bilingüe oraron para que el pueblo de Cuba sea liberado de la opresión y se le dé la libertad, la dignidad y los derechos humanos básicos que merecen de acuerdo con la fe católica.

Integrantes de las comunidades cubana y latina mostraron su apoyo.

LEE TAMBIÉN: Bloquean ingreso a ICE

“El pueblo cubano, indefenso como está, está siendo masacrado por la tiranía del régimen cubano”, dijo el obispo Cruz, quien nació en La Habana y pasó sus primeros años en la nación isleña. “Hoy decimos ‘ya es suficiente’ para ese genocidio. Necesitamos romper el silencio y ser escuchados”.

Numerosos miembros de la comunidad también dieron a conocer su presencia, vitoreando y aplaudiendo en voz alta durante la vigilia. Muchos ondeaban banderas y portaban carteles con mensajes como “Cuba libre ahora”. Después del servicio, cientos de personas marcharon por las calles de West New York en una muestra de apoyo a los que sufren bajo el régimen cubano.

El obispo Manuel Cruz, dijo durante la misa: “Hoy, este mismo día, la iglesia universal ha escuchado en las escrituras que Jesús tuvo compasión por su pueblo que sufre. Esta es la compasión que nosotros, pastores, predicamos en tiempos buenos y en tiempos malos. Así como Jesús curó a quienes le seguían, Jesús sana hoy nuestras heridas. Nosotros, cristianos, católicos, que caminamos en los pasos de Jesús, tenemos la obligación de ser compasivos y abrazar el clamor del pueblo de Cuba”.

“Qué sucede en Cuba hoy: atrocidades, persecución, y muchos desaparecidos. Hay sufrimiento y dolor. Las cárceles estan inundadas de gente inocente, que solamente piden lo que les pertenece: Libertad!!! Pero el pueblo cubano no dará marcha atrás. Sí, estaremos cansados, agobiados, ¡pero jamás seremos aplastados!  con una fé firme, siguiremos luchando por las calles de nuestras ciudades y por las calles virtuales, por la libertad de nuestra amada patria”, dijo el obispo Cruz.

LEE TAMBIÉN: Aumentan las pruebas positivas en NJ

Quienes somos nosotros, los cubanos aquí en los Estados Unidos.

“Somos refugiados y nada más. LLegamos a estas tierras en busca de libertad, la misma libertad que nuestros hermanos reclaman. Ahora que hemos saboreado y tenemos en nuestro paladar el gusto de la libertad, como vamos a abandonar a nuestros hermanos de allá. Hoy nuestro grito es universal. Tenemos que tocar, tenemos que unirnos con el corazón de este pueblo herido, ¡y acoger su reclamo como nuestro! Con las palabras de San Juan de la Cruz decimos: El amor ni cansa ni se cansa. Nunca nos cansaremos de amar a nuestra patria y de anhelar su libertad”, concluyó el Obispo.

Publicado el 21 de Julio 2021

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. 2021.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE PERIÓDICO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA Y ESCRITA DE LA EMPRESA EDITORA.

Translate »