¿Dónde está Dulce Alavez? La familia vive congelada en el tiempo 3 años después en uno de los mayores misterios de N.J.

Noema Alavez Pérez mira una foto de su hija, Dulce María Alavez, en la sala de la casa de la familia. Dulce desapareció de un parque de Nueva Jersey durante una salida familiar el 16 de septiembre de 2019. Foto: nj.com

Actualizado el 15 de septiembre de 2022 a las 8:32 a. m.

Por Matt Gray | Para NJ.com

Todas las posesiones favoritas de Dulce Alavez, los vestidos anchos que le encantaba usar mientras daba vueltas por la casa de la familia y sus amadas muñecas y juguetes, están cuidadosamente guardados, esperando que ella regrese y entre por la puerta.

Está la figura de Elsa de su película favorita, “Frozen” de Disney, que funciona con pilas,  con la que solía cantar mientras bailaba, a menudo con su vestido de Elsa. Están los coloridos atuendos que usó en las fotos que se muestran por toda la casa.

Y está su mochila, con personajes de “Frozen”, que se encuentra exactamente como la dejó la niña de 5 años cuando regresó de sus primeros días del jardín de infantes, con las carpetas y los papeles que tocó por última vez todavía dentro.

Tres años después de que Dulce desapareciera de un parque del condado de Cumberland en uno de los casos de personas desaparecidas sin resolver de más alto perfil de Nueva Jersey, su familia sigue teniendo la esperanza de que regrese a casa. Esa es una de las razones por las que siguen viviendo en el mismo dúplex alquilado en Bridgeton, que era el hogar de Dulce antes de que desapareciera, afirmó su madre, Noema Alavez Pérez.

“Tengo todos los vestidos de Dulce guardados. No hemos botado ninguna de su ropa. Ni la hemos regalado. Sus vestidos, sus zapatos, todo. También sus juguetes”, dijo Alavez Pérez.

“No dejamos que nadie toque sus cosas. Están ahí para ella”.

Las autoridades creen que Dulce María Alavez fue secuestrada en un área cerca del parque infantil Bridgeton City Park, el 16 de septiembre de 2019, mientras su madre estaba sentada en un automóvil cerca. Mientras su familia y la comunidad se preparan para conmemorar el tercer aniversario de su desaparición, aún se desconoce el paradero de la niña.

Alavez Pérez, de 22 años, respondió a las preguntas de dos reporteros de NJ Advance Media la semana pasada, en una de sus entrevistas más amplias y profundas desde la desaparición de su hija. Habló sobre los momentos posteriores a la desaparición de Dulce, su arrepentimiento por haberla llevado ese día al parque y sus persistentes sospechas sobre quién pudo haber secuestrado a la niña.

La joven madre también reconoció que la policía aún puede considerarla sospechosa y relató el dolor que sintió en los días y meses posteriores a la desaparición de Dulce, ya que la gente la criticaba y hacía comentarios racistas sobre su forma de ser madre.

Habló en una mezcla de inglés y su primer idioma, el español, y dijo que le resulta más fácil expresar sus sentimientos sobre Dulce en su lengua materna.

La madre se sentó en un sofá rojo en la sala de estar del modesto dúplex mientras sus otros tres hijos jugaban cerca. La casa estaba llena de risas y niños correteando mientras Alavez Pérez, quien a veces lloraba, hablaba sobre su hija mayor desaparecida.

En la casa estaba Manuel, de 6 años, quien se encontraba con Dulce cuando fue secuestrada en el parque, pero en ese entonces con solo 3 años, no hablaba mucho ni muy bien por lo que no pudo decir qué le pasó a su hermana. Alavez Pérez, que estaba embarazada cuando desapareció Dulce, ahora también tiene a Estrella, de 2 años, y otra hija, Hope, de 1 año de edad.

Estrella es parecida a Dulce e incluso le gusta usar el mismo tipo de vestidos que le encantaban a su hermana mayor, dijo su madre.

“Me recuerda mucho a Dulce”, dijo Alavez Pérez en español. “Ella siempre busca vestidos en el armario y quiere usarlos y me recuerda mucho a Dulce”.

Manuel, o Manny, como lo llama su madre, no podía hablar mucho cuando tenía 3 años, pero ahora habla más, según su madre. La familia a veces le pregunta qué recuerda del día que Dulce desapareció.

“Tratamos de hablar con él y dice que solo recuerda un poco, no tanto”, dijo Alavez Pérez. “Intenta decir las palabras, pero no puede encontrar las palabras correctas para comunicarse”.

Las cosas que recuerdan a Dulce están en todas partes. Numerosas fotos de la niña feliz y sonriente están colocadas en las paredes de la sala.

Algunas son las mismas imágenes que han aparecido en vallas publicitarias en las carreteras y correos masivos enviados a hogares de todo el país desde que comenzó la investigación.

Buscando la pieza del rompecabezas

Alavez Pérez tenía 19 años cuando llevó a sus hijos al Bridgeton City Park ese día hace tres años.

La familia se detuvo en el camino en una tienda de una gasolinera para comprar helados para los niños. La cámara de vigilancia de la tienda ofreció las últimas imágenes conocidas de Dulce.

Llegaron al parque poco después de las 4 p.m. y Alavez Pérez se quedó en el auto con su hermana de 8 años, quien era apenas unos años mayor que sus hijos.

Dulce y Manny corrieron al parque a unas 30 yardas de distancia, afirmó su madre. Alavez Pérez relató que se sentó en el auto y revisó un boleto de lotería para raspar, mientras que su hermana menor permaneció en el vehículo para hacer la tarea.

Cuando se dieron cuenta de que no podían ver a los pequeños niños en el parque, caminaron para buscarlos y encontraron a Manny llorando con su helado en el suelo, dijo Alavez Pérez.

Cuando le preguntó a Manny adónde había ido Dulce, hizo un gesto hacia algunos edificios de almacenamiento al lado del parque, recordó.

“Le pregunté a Manny, dónde está tu hermana, y Manny solo señaló ‘allí’, porque no podía hablar y solo señaló detrás de los edificios”, dijo.

Alavez Pérez buscó en el área, pidió ayuda a otras personas en el parque y afirma que comenzó a preocuparse aún más cuando no pudo encontrarla. Llamó a su hermano, que tenía un perro, con la esperanza de que el animal pudiera rastrear el olor de Dulce.

Justo antes de las 5 p.m. — menos de una hora después de que llegaron al parque — Alavez Pérez llamó al 911 para reportar la desaparición de la niña.

La policía inició una investigación que se extendió hasta incluir a cientos de policías y especialistas capacitados en búsqueda y rescate. Recorrieron el parque de 1,100 acres con la ayuda de casi una docena de K-9. Drones con tecnología infrarroja escanearon el área desde arriba y se drenó una vía fluvial cercana.

La investigación, dirigida por la Oficina del Fiscal del Condado de Cumberland y el Departamento de Policía de Bridgeton con la asistencia del FBI y la Policía Estatal, se expandió más allá del parque para incluir entrevistas con delincuentes sexuales registrados en la región.

Los investigadores dicen estar seguros de que Dulce fue sacada del parque, pero no dan más información sobre cómo fue secuestrada o quién fue el responsable.

Desde su desaparición, los detectives del caso realizaron cientos de entrevistas y visitaron o se comunicaron con funcionarios policiales en 11 estados y México, según los investigadores. Las pistas continúan llegando, incluida una recibida a principios de este mes.

“Se investigan todas las pistas”, afirmó la fiscal del condado de Cumberland, Jennifer Webb-McRae. “Cualquier información, por pequeña o insignificante que sea, puede ser la pieza del rompecabezas que nos lleve a identificar al responsable de la desaparición de Dulce”.

La fiscal se negó a dar detalles sobre las pistas recientes o proporcionar detalles adicionales sobre el caso.

“Dado que esperamos acusar y enjuiciar a la persona responsable de la desaparición de Dulce, no podemos hablar sobre muchos de los detalles de nuestra investigación”, dijo Webb-McRae.

Ella ha declarado varias veces que los investigadores tienen la esperanza de que Dulce todavía esté viva. Una recompensa de $75,000 ofrecida por información que permita encontrar a la niña aún no ha sido reclamada.

“A veces, siento que piensan que fui yo”

La policía estatal emitió un alerta ámbar para Dulce más de 24 horas después de que se reportó su desaparición, la noche del 17 de septiembre de 2019. Esa alerta incluía información de que la niña pudo haber sido secuestrada por un hombre que conducía una camioneta. Según la policía, fue la información de un menor no identificado que estaba en el parque en ese momento lo que activó la alerta.

Basado en entrevistas a personas que estuvieron en el parque ese día, dos testigos dieron descripciones de un hombre que pudo haber estado en el área. Los investigadores creen que podrían ser descripciones de la misma persona.

La primera descripción era de un hombre hispano de piel clara, de 5 pies y 6 pulgadas a 5 pies y 8 pulgadas de alto, de complexión delgada, sin vello facial y con acné facial. La segunda descripción, de un testigo diferente, era de un hombre hispano, de unos 5 pies y 7 pulgadas de alto, de complexión delgada y de unos 30 a 35 años.

En octubre de 2019, la policía publicó un boceto basado en la segunda descripción.

Ese individuo podría ser el secuestrador, dijo el agente especial del FBI Daniel Garrabrant durante una entrevista en el 2020 con NJ Advance Media, y señaló que el hombre aún no había sido identificado o localizado.

Garrabrant también teorizó que Dulce probablemente fue secuestrada por un extraño en un crimen de oportunidad.

El FBI no ha dado más información públicamente sobre su investigación desde entonces, pero los investigadores locales dicen que todas las teorías sobre lo sucedido siguen bajo consideración. Todavía se refieren a los hombres descritos por los testigos como personas de interés.

Si bien Garrabrant arrojó dudas en 2020 sobre cualquier posible participación de familiares cercanos, los investigadores sostienen que nadie ha sido absuelto. Sin embargo, señalaron repetidamente que la familia continúa cooperando.

La madre de Dulce reconoció que la policía aún le pide periódicamente revisar su teléfono celular, incluso a principios de este año.

“Creo que volvieron a mirar mi teléfono como en febrero de este año”, dijo Alavez Pérez. “Se lo llevaron por un día y lo devolvieron”.

Ella dijo que le dijeron que estaban revisando el teléfono nuevamente en caso de que se perdieran algo. “Yo dije, está bien, cooperaré y se los di”, dijo.

Cuando se le preguntó si cree que la policía la ve como sospechosa de la desaparición de su hija, Alavez Pérez dijo que no está segura.

“No lo sé”, dijo en español. “A veces, siento que piensan que fui yo. O que era alguien cercano a mí”.

Sigue sin saber si Dulce fue secuestrada por alguien que conoce, afirma.

“La verdad es que no lo sé. ¿Podría ser alguien tratando de lastimarme? No lo sé”, confesó Alavez Pérez.

La familia en el punto de la mira

Las primeras sospechas sobre Alavez Pérez se centraron en su comportamiento, y algunos cuestionaron por qué no estaba más aturdida emocionalmente en los días posteriores a la desaparición de la niña de 5 años. Algunos dijeron que no parecía comportarse de la forma en que debería actuar la madre de un niño desaparecido, diciendo que parecía demasiado pasiva ante la situación.

Mientras esperaba en el parque noticias sobre su hija un día después de la desaparición, algunos espectadores se enojaron cuando vieron a Alavez Pérez comiendo pizza, afirmó en una entrevista. Algunos en el parque cuestionaron cómo la madre, de entonces 19 años, podía comer mientras su hija había estado desaparecida durante un día completo.

Alavez Pérez no respondió a las críticas en ese momento, afirmó. Pero luego dijo que estaba comiendo la pizza después de no haber comido nada desde que su hija desapareció el día anterior.

Algunas de las otras críticas a la familia fueron totalmente racistas, incluidos los comentarios en una publicación en las redes sociales que criticaban a Alavez Pérez por no monitorear a su hija más de cerca. “Son mexicanos, es su cultura”, escribieron en un comentario. “Ellos no supervisan a sus hijos como lo hacemos nosotros”.

Alavez Pérez, quien nació y se crió en Bridgeton, señaló que no sabe por qué alguien la atacaría.

“No sé por qué ellos, por qué la gente, diría esas cosas sobre mí y sobre mi raza o señalar de dónde soy… Esto le puede pasar a cualquier persona de cualquier color”, resaltó.

La crítica duele, reconoce.

“Me hicieron sentir muy mal. Me hicieron sentir como si realmente fuera la persona que decían que era. Pero en realidad, sé que no lo soy”, dijo.

La atención también se centró en el padre de Dulce, Edgar Pérez, quien se separó de la familia y fue deportado a México un año antes de que Dulce desapareciera.

Los investigadores dijeron previamente que contactaron a Pérez y que él cooperó.

Al solicitar la cooperación de la amplia comunidad de inmigrantes de Bridgeton, las autoridades han ofrecido repetidamente garantías de que quienes tengan información sobre Dulce no se les preguntará sobre su estatus migratorio.

Sin embargo, algunos en la comunidad siguen siendo escépticos sobre esas garantías después de que los funcionarios federales de inmigración detuvieran brevemente al novio de Alavez Pérez, que no es el padre de Dulce, días después de la desaparición de la niña.

Alavez Pérez relata que se arrepiente del día en que desapareció Dulce. Afirma que desearía haber estado más atenta al paradero de sus hijos en el parque. Y le hubiese gustado haber sido más exigente con las fuerzas del orden desde el momento en que Dulce desapareció.

“Lo que me hubiera gustado desde el principio es que la Alerta Amber se hubiera activado mucho antes”, señala. “Me pregunto a mí misma, ¿por qué no exigí más ayuda? ¿Por qué no exigí que cerraran todo Bridgeton? Debería haberles pedido que bloqueen todas las carreteras y que cualquier automóvil que pasen lo revisen para ver si está Dulce”.

Inicialmente, el caso se trató como una investigación de un niño desaparecido en lugar de un secuestro. La Policía Estatal emitió la Alerta Amber después de recibir el informe de un testigo sobre un hombre que posiblemente llevaba a Dulce en una camioneta.

El testigo describió el vehículo como una camioneta roja con vidrios polarizados y una puerta lateral corrediza. Pero, los investigadores dicen que revisaron el video de varias cámaras de vigilancia e identificaron todos los vehículos que coincidían remotamente con esa descripción que estaban en el área ese día.

“Literalmente hemos chequeado miles y miles de pistas de camionetas rojas”, dijo el agente del FBI Garrabrant en 2020. “Ninguna de ellas ha funcionado hasta la fecha”.

‘Es difícil todos los días’’

En respuesta al pedido de un reportero, Alavez Pérez sacó algunos de los atuendos favoritos de Dulce, incluido un top rosa con una mariposa en el frente y una falda azul con flores multicolores. También hay un vestido de cuadros rosa y un vestido de fiesta blanco con un estampado de rosas.

Alavez Pérez los mantiene cuidadosamente guardados, aunque sabe que la ropa ya no le quedaría bien a Dulce, que ahora tendría 8 años.

Algunas de estas prendas pueden resultar familiares para cualquiera que haya seguido el caso de Dulce. Llevaba puesta muchas de ellas en las numerosas fotos que su madre ha compartido con el público desde la desaparición de la niña.

A medida que continúa la investigación, la familia continúa con las rutinas diarias de la vida.

Alavez Pérez dijo que sus otros tres hijos todavía la necesitan y quiere ser una buena madre para cada uno de ellos. Hace pausas periódicamente mientras responde preguntas para darle un refrigerio a uno de los niños o ayudarlos a encontrar una actividad para mantenerlos ocupados mientras habla sobre Dulce.

Alavez Pérez señaló que planea regresar a su trabajo en una planta procesadora de mariscos en Millville, trabajaría en el turno de la noche para poder cuidar a sus hijos durante el día. Sus padres, que viven con ella en el dúplex, cuidarían de los niños mientras ella trabaja.

Dulce nunca está lejos de sus pensamientos, afirma.

“Es difícil porque todos los días que me levanto y empiezo mi día, comienzo a pensar en Dulce, en ese día. Y a veces pienso, ¿qué puedo hacer para ayudar a encontrar a mi hija? Porque no puedo estar deprimida”, dijo con la voz quebrada y los ojos llenos de lágrimas. “Para mí es difícil todos los días. Quiero encontrar a mi hija.

Los miembros de la familia tienen diferentes maneras de manejar el dolor por la desaparición de la niña.

La abuela de Dulce recurre a su fe.

“Mi mamá, cada vez que se pone triste, entra a su habitación y comienza a leer la Biblia y comienza a orar”, dijo Alavez Pérez. “La Biblia la ayuda mucho. Comenzó a hacer terapia, pero eso realmente no estaba ayudando”.

El abuelo de Dulce no habla mucho sobre su desaparición, dijo Alavez Pérez, pero ella sabe que él está sufriendo.

Cuando era una niña que crecía en Bridgeton, Alavez Pérez relata que se sentía segura y que sus padres podían dejarla jugar sin supervisión y sin miedo.

Sus sentimientos han cambiado claramente.

“Realmente no confío en que la gente esté con mis hijos o dejarlos con alguien después de lo que pasó”, confiesa. “Cada vez que voy a un parque, tengo miedo. ¿Qué tal si la persona que se llevó a mi hija regresa para llevarse a mis otros hijos? ¿O viene tras de mí? … Yo no voy sola, voy con otra persona para que me ayude a vigilar a mis hijos”.

Cuando se le preguntó si tenía un mensaje para su hija, Alavez Pérez no pudo evitar llorar mientras hablaba. Estrella, de dos años, que había estado absorta en su libro para colorear, se detuvo y miró a su madre.

Alavez Pérez le pidió perdón a Dulce.

“Debería haber estado allí, a su lado, todo el tiempo”, dijo en español. “Desearía poder devolverme en el tiempo y estar allí con ella y decirle cuánto la amo y pasar todo el tiempo de madre e hija con ella. Le diría que lamento mucho no haber sido tan buena madre y haberla descuidado ese día a ella y su hermano”.

Alavez Pérez prometió nunca perder la esperanza de volver a ver a Dulce.

“Voy a seguir buscándola y voy a seguir esperándola”.

Una vigilia por Dulce está prevista para el viernes a las 6 p.m. en el Bridgeton City Park.

Cualquier persona que tenga información sobre este caso se le pide que se comunique con las autoridades a través de una de estas opciones:

• Policía de Bridgeton: 856-451-0033

• Oficina del Fiscal del Condado de Cumberland: 856-453-0486

• Policía Estatal de Nueva Jersey: 609-882-2000, ext. 2554

• FBI: 1-800-CALL-FBI. Seleccione la opción 4, luego la opción 8.

• Se pueden enviar pistas anónimas a la policía de Bridgeton en bpdops.com/tips o a la oficina del fiscal en njccpo.org/tips.

Photo Caption

  1. Noema Alavez Pérez mira una foto de su hija, Dulce María Alavez, en la sala de la casa de la familia. Dulce desapareció de un parque de Nueva Jersey durante una salida familiar el 16 de septiembre de 2019.
  1. Las autoridades publicaron imágenes de progresión de edad (izquierda, centro) en 2021 que muestran cómo puede lucir Dulce María Alavez. La niña tenía 5 años (derecha) cuando desapareció de un parque de la ciudad de Bridgeton el 16 de septiembre de 2019.
  1. Las últimas imágenes conocidas de Dulce María Alavez fueron captadas por una cámara de vigilancia cuando la familia se detuvo en una tienda de conveniencia camino al parque de la ciudad de Bridgeton el 16 de septiembre de 2019. (Departamento de Policía de Bridgeton)
  1. Las autoridades buscan en Bridgeton City Park a Dulce Maria Alavez, de 5 años, poco después de su desaparición en 2019. Joe Warner | Para NJ Advance Media.
  1. Los investigadores publicaron esta imagen en 2019 de alguien considerado una persona de interés en la desaparición de Dulce María Alavez, de 5 años.
  1. Noema Alavez Pérez habla a los medios sobre su hija durante una vigilia realizada en noviembre de 2019. Joe Warner | Para NJ Advance Media
  1. Dulce María Alavez luce su vestido de la película “Frozen” en esta foto familiar. La niña desapareció de un parque de Nueva Jersey durante una salida familiar en el 2019.
  1. La madre de Dulce María Alavez muestra varios de los atuendos favoritos de su hija, que han estado guardados desde que la niña desapareció de un parque de Nueva Jersey en 2019.
  1. Noema Alavez Pérez llora al hablar de su hija desaparecida, Dulce Alavez Pérez. Dulce desapareció durante una salida familiar a un parque de Nueva Jersey el 16 de septiembre de 2019.
  1. Cientos de personas asistieron a una vigilia en 2019, solo unos días después de que Dulce María Alavez, de 5 años, desapareciera del Bridgeton City Park. Scott Anderson | Para NJ.com

This translation was provided by Kleibéel Marcano in association with the Center for Cooperative Media at Montclair State University and is supported with funding from the NJ Civic Information Consortium. The story was originally written in English by NJ.com and is being republished under a special content sharing agreement through the NJ News Commons Spanish Translation News Service.

Esta traducción fue proporcionada por Kleibéel Marcano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo financiero del Consorcio de Información Cívica de NJ. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ.com  y se vuelve a publicar en virtud de un acuerdo especial para compartir contenido a través del Servicio de noticias de traducción al español de NJ News Commons.

Publicado el 23 de Septiembre 2022

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. 2022.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE PERIÓDICO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA Y ESCRITA DE LA EMPRESA EDITORA.

error: Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo este material cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda expresamente prohibido la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa solicitud de autorización a HISPANO MEDIA INC. y la respuesta respectiva por escrito de la empresa periodística.