Los beneficios espléndidos de los trabajadores públicos cuestan más a los contribuyentes

Como esperaban los sindicatos de empleados del gobierno, el gobernador Phil Murphy llegó a un acuerdo con ellos para transferir casi todo el aumento del costo de su seguro de salud a los contribuyentes estatales.

The Press of Atlantic City

Las condenas y declaraciones de culpabilidad se han reanudado en la conspiración de empleados públicos y médicos corruptos y administradores de beneficios para robar millones de los lujosos beneficios de salud que los funcionarios de Nueva Jersey otorgan a sus aliados sindicales.

Su presentación de recetas falsas para medicamentos compuestos de dudoso costo defraudó al estado y a sus contribuyentes por más de $ 50 millones. El seguro médico de los trabajadores estatales pagó $19,000 mensuales por una receta, según el testimonio. Los conspiradores de Nueva Jersey y su socio farmacéutico de Luisiana dividieron el dinero entre ellos. Muchos han recibido cientos de miles de dólares cada uno, y algunos millones.

El fraude es un gran problema para los programas de beneficios del gobierno estatal y federal. La supervisión de tales programas es tan pobre que ninguna agencia siquiera estima cuántos cientos de miles de millones de dólares se pierden por fraude cada año.

Este fraude sale del bolsillo del público y contribuye a los costos de beneficios que están fuera de control.

Recientemente, funcionarios de Nueva Jersey descubrieron que los trabajadores públicos aumentaron el uso de su seguro de salud entre un 20% y un 30% el año pasado, muy por encima del 10% esperado a medida que la pandemia se desvaneció. Por supuesto que se culpó a la inflación, a pesar de que ha aumentado este año, no el último.

El actuario del estado que analiza el plan de salud, Aon Hewitt, dijo que las primas para cubrir a los trabajadores estatales activos deberían costar 20% más, para los trabajadores municipales y escolares 21.6% más, y para los jubilados estatales tempranos 13% más.

La administración Murphy y otros funcionarios se han jactado de los esfuerzos para reducir el costo de los beneficios del estado para sus trabajadores, pero los actuarios dijeron a los planificadores de beneficios que los ahorros no han resultado, según New Jersey Monitor. Se pronosticó que un programa de navegación de cuidado de Horizon Blue Cross Blue Shield, por ejemplo, reduciría los costos hasta en un 3,5%, pero no se cumplió.

Joyce Malerba, subdirectora interina de operaciones de beneficios de salud en el Tesoro estatal, dijo que los trabajadores públicos pueden elegir cualquier cuidado que deseen sin tener en cuenta el costo. “Pueden ir a donde quieran” en lugar de ir a su médico de atención primaria, dijo Malerba.

La reciente condena federal por fraude del bombero de Margate, Thomas Sher, mostró que los trabajadores reclamaban beneficios costosos y cuestionables simplemente por recomendación de otros que también querían una parte de los sobornos. Sher testificó que no creía que hubiera nada de malo en recibir grandes pagos del esquema de recetas. “No sabía que esto era un fraude de atención médica”, testificó Sher.

Eso plantea la pregunta: ¿Es tan común estafar los beneficios del gobierno que algunos ya no lo consideran grave o incluso un delito?

Una mirada más reveladora al carácter de los beneficios de la unión pública vino del testimonio en el juicio de Sher por alguien no acusado de un crimen.

El jefe de bomberos de Margate, Daniel Adams, dijo que Sher lo alentó a solicitar recetas compuestas. Estaba cubierto por el plan de seguro estatal de su esposa de su trabajo con el Distrito Escolar de Linwood.

Adams dijo que las recetas no funcionaban, así que dejaron de tomarlas después de unas semanas y luego se deshicieron de ellas. Pero siguieron viniendo cada mes, no deseadas y con un gran costo para el público y beneficio para los conspiradores criminales. Si Adams y su esposa hubieran detenido la receta en lugar de deshacerse de ella después de la entrega, el fraude habría sido un poco menor.

Los legisladores republicanos quieren un comité selecto para investigar los aumentos en el uso y los costos de los beneficios de salud, y la adopción de las reformas impulsadas por la Comisión de Estudio de Pensiones y Beneficios de Salud de Nueva Jersey. “El estado gasta casi el triple de lo que un empleador privado contribuye para los beneficios de salud. Ni los contribuyentes ni los trabajadores del sector público pueden sostener esto”, dijo el asambleísta republicano Christopher DePhillips, que representa el condado de Bergen.

Los demócratas propusieron agregar representantes del gobierno local a la junta que establece las tarifas de primas para el seguro médico.

Los trabajadores públicos pagan solo una pequeña parte de sus costos de cobertura. La semana pasada, como esperaban los sindicatos de empleados del gobierno, el gobernador Phil Murphy llegó a un acuerdo con ellos para transferir casi todo el aumento del costo del seguro de salud a los contribuyentes estatales.

Los empleados estatales, que se encuentran entre los partidarios políticos más fuertes de Murphy, no pagarán más del 3 % del gran aumento en el costo de sus beneficios de salud.

Murphy y el estado no están pagando la cuenta de los empleados sindicales de los municipios, sin embargo. Los gobiernos locales y sus impuestos a la propiedad, que pagan hasta el 70% de las primas para los beneficios de salud de los empleados, se enfrentarán a una factura casi un 23% más alta por los beneficios opulentos.

Esta es generalmente la norma para los funcionarios del gobierno y los sindicatos de trabajadores públicos en Nueva Jersey. Se dan a sí mismos salarios y beneficios enormes, controlan quién obtiene los trabajos, se protegen de la competencia y las medidas disciplinarias, y se facturan todo a otras personas. Es el gobierno por y para el pueblo – en el gobierno.

This translation was provided by Maricarmen Amado, in association with the Center for Cooperative Media at Montclair State University and is supported by funding from the NJ Civic Information Consortium. The story was originally written in English by the pressofatlanticciity.com and is being republished under a special content sharing agreement through the NJ News Commons Spanish Translation News Service.

Esta traducción fue proporcionada por Maricarmen Amado, en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo financiero del Consorcio de Información Cívica de NJ. La historia fue escrita originalmente en inglés por pressofatlanticciity.com  y se vuelve a publicar en virtud de un acuerdo especial para compartir contenido a través del Servicio de noticias de traducción al español de NJ News Commons. 

Publicado el 23 de Septiembre 2022

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. 2022.
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE CUALQUIER MATERIAL DE ESTE PERIÓDICO SIN LA AUTORIZACIÓN EXPRESA Y ESCRITA DE LA EMPRESA EDITORA.

error: Agradecemos tu interés en nuestros contenidos, sin embargo este material cuenta con derechos de propiedad intelectual, queda expresamente prohibido la publicación, retransmisión, distribución, venta, edición y cualquier otro uso de los contenidos (incluyendo, pero no limitado a, contenido, texto, fotografías, audios, videos y logotipos) sin previa solicitud de autorización a HISPANO MEDIA INC. y la respuesta respectiva por escrito de la empresa periodística.